Valoración a partir de la pantorrilla

0
Sesión clínica: “VALORACIÓN DE LA CIRCUNFERENCIA DE LA PANTORRILLA COMO INDICADOR DE RIESGO DE DESNUTRICIÓN EN PERSONAS MAYORES”

Angel Nieto Villalba. Técnico Superior en Dietética

pantorrilla

La desnutrición en personas mayores es un serio problema, cuya prevalencia sigue creciendo a nivel mundial. Esta situación no es exclusiva de los países pobres, sino que se encuentra también en los países más desarrollados, aunque en muchas ocasiones no esté diagnosticada y consecuentemente, no tratada.

La desnutrición está asociada con una pérdida de función muscular, cognitiva y masa ósea, anemia, disfunción inmunológica, mala cicatrización, retrasos en la recuperación tras intervenciones quirúrgicas, y lo que es más importante, con un incremento tanto de morbilidad como de mortalidad.

 

El cuestionario Mini Nutritional Assessment (MNA) parece ser el más adecuado para detectar situaciones de desnutrición en personas mayores en cualquier entorno (hospitalario, residencias o ambulatorio)

Los cambios en la composición corporal asociados a la edad, incluidas las etapas más avanzadas, son distintos en varones y mujeres, lo que se refleja directamente en las medidas antropométricas.

Las medidas antropométricas directas más empleadas para detectar situaciones de desnutrición este grupo de población son peso, talla, perímetros corporales y algún pliegue cutáneo. Dentro de ellas, la circunferencia de la pantorrilla (CP) (indicador del tejido muscular y graso), parece tener un papel valioso en la determinación de la composición corporal en personas mayores.

Se ha realizado un estudio para evaluar la importancia de la circunferencia de la pantorrilla y valorar el riesgo de desnutrición en personas mayores españolas que viven integradas en la comunidad, teniendo en cuenta la distribución de esta población según el sexo y la edad.

El cuestionario MNA es una herramienta de asesoramiento validada, que puede utilizarse para identificar personas mayores con riesgo de desnutrición, o lo que es lo mismo, con riesgo de malnutrición por defecto, pero no establece diferencias entre los pacientes con un estado nutricional normal y aquellos que padecen malnutrición por exceso (sobrepeso u obesidad).

De entre todas las medidas antropométricas incluidas en el MNA, la circunferencia de la pantorrilla es el perímetro de la sección más ancha de la distancia entre tobillo y rodilla (zona de los gemelos) y muestra una buena correlación con la masa libre de grasa y la fuerza muscular.

Se realizó una tabla con resultados en la que se incluían la Edad, peso. Talla, IMC, puntuación MNA y % de desnutrición.

Posteriormente, se analizaron las diferencias de las medias y proporciones mediante los tests de “t” de Student y χ^2. Por último, se categorizó la población en dos grupos (sin riesgo de desnutrición vs desnutrición más riesgo de desnutrición, según MNA), y se calculó el índice kappa para estudiar la concordancia entre el riesgo de sufrir desnutrición y el perímetro de la pantorrilla tanto en la muestra global como en ambos sexos y en distintos grupos de edad (65-69 años, 70-74 años, 75-79 años, 80-84 años y ≥85 años).

Hablando de resultados, el trabajo recoge información de un total de 22.007 personas españolas, de 65 o más años de edad, quienes dieron su consentimiento al participar en la encuesta de la que previamente fueron informados. De todos ellos, el 36,4% (n = 8014) eran varones y el 63,6% (n = 13993) mujeres, siendo la media de edad de la muestra de 75,2 años, sin diferencias significativas entre ambos sexos. Tal y como muestra la tabla 1, que recoge las características de la población estudiada presentada por sexos, existen diferencias estadísticamente significativas entre los sujetos con una CP < 31 cm y aquellos con CP ≥31cm, en todas las variables analizadas. De esta manera, tanto los varones como las mujeres con mayor CP son significativamente más jóvenes, con más peso y más talla que los de menor CP, aunque manteniendo un IMC mayor, lo que indica que el peso presenta mayores diferencias que la talla entre ambos grupos.

Sin embargo, no existe un punto de corte internacionalmente aceptado y utilizado para clasificar la CP en personas mayores. El punto de corte utilizado en el cuestionario MNA, y por tanto en este estudio, coincide con el utilizado por otros autores, y se encuentra en el punto medio de otros con los que no coincide.

Para estudiar la relación entre una situación de desnutrición y la CP, se seleccionó el grupo con MNA ≤23,5 puntos, interpretado como riesgo de desnutrición, frente a aquellos participantes que no presentaban riesgo, es decir aquellos que puntuaron 24 o más en la versión completa del cuestionario MNA. Atendiendo a esta clasificación, la media de los individuos con menor CP se encontró dentro del intervalo evaluado como “riesgo de desnutrición”, y la media de aquellos con mayor CP superó la puntuación que indica no tener riesgo de desnutrición, tanto en varones como en mujeres.

Esto parece confirmar que los ancianos con peor estado nutricional presentan CP más pequeñas que aquellos bien nutridos.

Además, la frecuencia de riesgo de desnutrición detectada en los grupos analizados en el presente trabajo, reveló que los sujetos con CP < 31cm presentaron una prevalencia de riesgo desnutrición mayor (2,4 veces las mujeres y 2,9 veces los varones) que sus equivalentes con CP ≥31 cm. El grupo de sujetos con desnutrición, según el MNA, engloba la gran mayoría de personas con CP < 31 cm, disminuyendo esta proporción en el grupo intermedio (riesgo de desnutrición) y más todavía en el grupo sin riesgo de desnutrición, en el que aproximadamente el 90% de los sujetos evaluados presentaron una CP ≥31 cm

En este estudio, se halló una asociación entre la CP y el riesgo de desnutrición en varones, mujeres y los diferentes grupos de edad.

En todos los casos se observó que la CP presentaba un valor predictivo del riesgo de desnutrición, siendo los sujetos con una CP ≥31 cm quienes mostraron un riesgo de desnutrición inferior a los sujetos con CP < 31 cm.

Por otro lado, se encontró que el 16,6% de varones y 23,5% de mujeres presentaron CP < 31 cm, presentando diferencias estadísticamente significativas entre ambos sexos.

Por último, cuando se categorizó de nuevo la desnutrición en los dos grupos antes definidos (sin riesgo de desnutrición vs desnutrición más riesgo de desnutrición, según el MNA) el índice kappa de concordancia entre dicha clasificación y la CP (punto de corte ≥31 cm vs.< 31 cm) fue 0,302 , lo que quiere decir que existe una asociación aceptable y estadísticamente significativa, que se mantiene en ambos sexos y en todos los grupos de edad.

Como conclusión podemos decir que existe un grado de asociación estadísticamente significativo entre la circunferencia de la pantorrilla de personas españolas de 65 o más años de edad y el riesgo de desnutrición, valorado a través del MNA.

Esta asociación se mantiene tanto en varones como en mujeres, en todos los segmentos de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>